Edificios Inteligentes

sábado, febrero 09, 2008

PRUEBAS DE CAMPO

Durante muchos años hemos venido programando las pruebas de campo que se deben hacer a los sistemas de seguridad. Aquí un resumen de las 2700 pruebas preparadas para cada subsistema.
PACIENCIA Y PERSEVERANCIA, normalmente se pide en este tipo de trabajos.
Del orden con el que se realicen y el grado de honestidad del ingeniero a cargo, depende el trabajo total que la empresa constructora puede haber realizado.
Ing. Germán Alexis Cortés Hernández
INSETRÓN LTDA.

lunes, octubre 30, 2006

CAPACITACION EN NUESTRO MEDIO

CAPACITACION EN NUESTRO MEDIO
Es posible que usted como yo, haya asistido a varios cursos, conferencias o seminarios, organizados por fabricantes, distribuidores o integradores de equipos de seguridad electrónica en nuestro medio.
En estos momentos, en donde nos sentimos halagados porque vamos a aprender un poco más, muchas veces sin pagar nada; creemos que nuestros conocimientos se afianzarán considerablemente por lo rápido que sucede todo.

UN VIAJE A LA CAPACITACION
Hace algunos meses tuve la oportunidad de conocer a mi amigo Victor Alarcón al terminar la feria de seguridad electrónica de la ciudad de Bogotá. Mi intención era que ALAS apoyara los cursos que nuestra empresa ha desarrollado cuidadosamente para la región.
Sin embargo las cosas no salen tan exactas como usted las planifica… en pocos días y después de algunas conversaciones telefónicas ya estaba firmando un contrato para responsabilizarme por el curso de Circuito Cerrado de Televisión de la asociación a nivel latinoamericano.
Para mi era un salto importante, porque hasta la fecha mis esporádicas salidas al exterior de Colombia eran solo con el fin de descansar, conocer y por supuesto gastar el poco dinero que tenía. Nunca había salido fuera del país con menos plata de la que regresaba… era algo excelente para mi.
Comencé en ciudad de Panamá, sin embargo aunque no era la primera vez que dictaba mi curso de CCTV, estaba un poco nervioso y ansiosos por la forma como iban a recibir los conocimientos.
El viaje aéreo, los taxis, el uso de monedas extranjeras, el hotel, cansancio de no hacer nada, en fin… todo parecía diferente y aunque tampoco era la primera vez que vivía estas situaciones, era la primera vez que las combinaba con un objetivo firme en mi cabeza, el de enseñar.
En esta ocasión, el curso se desarrolló de manera natural, los equipos que nuestros anfitriones habían conseguido fueron excelentes y la hospitalidad de Ivan y su familia me hizo sentir muy confortable.
Los asistentes estaban entusiasmados, sentía que los conocimientos impartidos se habían transmitido correctamente y ellos también sabían que les había servido asistir al curso.
Normalmente hacemos un examen escrito de certificación al finalizar el curso, y una evaluación del instructor y de la organización del evento. En esta ocasión recuerdo que los comentarios fueron positivos y lo único que recomendaban era programar el curso para más horas.
A partir de esa época (marzo de 2005) y hasta la fecha no hemos descansado de realizar cursos en los diferentes países de nuestro continente. Hemos hecho en diez meses el doble de los cursos programados y en las ultimas reuniones para programar los cursos del año siguiente es posible que se cuadrupliquen.
La verdad el orden de prioridades en mis actividades ha cambiado, antes los cursos los hacía cuando tenia tiempo en el trabajo, ahora trabajos en mis labores de consultor cuando los cursos me dejan tiempo.
La experiencia ha sido estupenda… he descubierto que me agrada muchísimo y que al hacerlo con gusto, transmito las ideas de forma clara y precisa.
Los mas interesante es que cada día aprendo más. Me da pánico pensar que mis asistentes me hagan una pregunta y no sepa siquiera de que me están hablando… asi qué ahora vivo investigando todo sobre el tema y un poco más alla. Sin embargo siento que aprendo cada día más con los propios asistentes, son enormes las cantidades de anécdotas, casos reales y soluciones que se viven en nuestras naciones y eso enriquece mucho.
Desde hace algún tiempo estamos buscando profesionales que tengan experiencia en el tema y les guste la parte docente, para convertirlos en instructores de ALAS en los diferentes temas de seguridad electrónica. Si usted, amigo lector, cree que cumple con estas condiciones y está dispuesto a compartir un poco de su experiencia con los demás, por favor comuníquese con la oficina de ALAS más cercana a su sitio de trabajo, de seguro podrá ser parte de esta maravillosa experiencia.

APRENDER A APRENDER
Es importante hacer notar que nuestros cursos son ACADEMICOS y no comerciales. Cuál es la diferencia? Lo primero que se ve es que nuestros cursos tienen un costo. Los comerciales en su gran mayoría no. El asunto es que los cursos de capacitación que organizan fabricantes, distribuidores o integradores de seguridad electrónica en nuestro medio tienen un fin especial: incrementar las ventas de las marcas que representan. Por supuesto una de las formas de subir las ventas es mostrando los nuevos productos y enseñando a los potenciales compradores sus beneficios… pero la información que se da en estos cursos está sesgada a las características de los productos de la marca representada o patrocinadora. Es obvio que nadie en estas sesiones va a hablar de las maravillas de la empresa competencia ni de las deficiencias de sus propios productos. Debemos entenderlo, sería absurdo e ilógico que no fuera así. Sin embargo es importante conocer que podemos sacar mucho provecho de estas conferencias al complementarlas con un conocimiento académico y profesional que nos ofrecen empresas como ALAS.
Es algo así como pretender ser ingenieros mecánicos asistiendo únicamente a 2 seminarios de Toyota… y que pasa entonces cuando debamos trabajar con un Fiat? En nuestro medio hay gente (ingenieros, técnicos, vendedores, asesores y directivos) que pretende sabérselas todas, porque asistieron a un cursillo de medio día, con almuerzo incluido; o peor aun se ufanan de haber asistido a un entrenamiento directo de fábrica en donde gastaron US$5000 y aun no han desempacado los manuales que les dieron.
No pretendo decir que los entrenamientos de las fábricas y distribuidores son malos, creo que son un excelente complemento para mantenernos actualizados; sin embargo pretender ser profesionales de esta forma no es el mejor camino. Hay que aprender verdaderamente y ser humildes en ese sentido…. siempre habrá algo nuevo que aprender…
Recuerdo el caso de un ingeniero jefe de un grupo de tecnología, que se ofendió porque sus superiores, le obligaron a hacer el curso de CCTV básico, para obtener la certificación que ALAS entrega. Sorpresivamente el ingeniero perdió el examen y tuvo que repetir el curso. Afortunadamente este ingeniero aprendió la lección y doy fe que hoy, es un mejor profesional.
En nuestro medio no existen universidades que se interesen por el tema de seguridad electrónica, ni siquiera institutos técnicos que preparen a nuestros técnicos, vendedores e ingenieros.

SISTEMAS DE ALARMA MONITOREADOS

SISTEMAS DE ALARMA MONITOREADOS
De todos los subsistemas que cobija el término Seguridad Electrónica, quizás el más conocido y difundido es el sistema de Monitoreo de Alarmas.
Está conformado por una panel de control con capacidad para conectar (zonas) una gran variedad de sensores que se ubican dependiendo el riesgo a cubrir (intrusión, incendio, inundación, emergencias). De esta forma podemos conectar : contactos magnéticos, sensores infrarrojos, discriminadores de audio, pulsadores de emergencia, sensores de humo, sensores de calor, barreras infrarrojas, sensores sísmicos, sensores perimetrales, etc.
Sin embargo su característica fundamental es la capacidad de transmitir de forma remota una señal de alarma, con el fin de registrar e informar que un evento rutinario o de excepción ocurrió. La importancia de este tipo de sistemas electrónicos radica, en que se convierten en el mejor instrumento para brindar seguridad y por lo tanto tranquilidad a los usuarios.
Dentro de un esquema de seguridad integral, la seguridad pasiva (muros, rejas, cerraduras) cumple la función de RETARDAR la acción del intruso; la seguridad electrónica (equipos para detectar, registrar y alertar) cumple la función de vigilar permanentemente y DETECTAR en forma muy rápida un evento anormal y la seguridad activa (hombre) debe analizar y REACCIONAR ante el evento. De esta forma los sistemas de monitoreo de alarma, cumplen la etapa intermedia (detectan y avisan) del esquema planteado.
De nada sirve instalar una rejas muy fuertes si nadie detecta cuando las corten, de la misma forma de nada sirve una alarma muy sofisticada si al aviso de las sirenas, nadie reacciona a tiempo o peor aún de nada sirve la misma alarma sofisticada y la reacción inmediata si el ladrón comete su delito de forma muy rápida y cuando suenen las sirenas ya es demasiado tarde.
Una adecuada combinación entre estos tres (3) tipos de elementos (pasivos, electrónicos y activos), hacen que la seguridad esté verdaderamente garantizada.
Muy pocos equipos monitoreados, avisan a la policía directamente. En el 95% de los casos, el panel central, avisa a una estación central de monitoreo de alarma, en donde se cumple la etapa de verificación. Las empresas que prestan este servicio, tienen grupos motorizados que van al sitio y prestan un apoyo logístico, NO son fuerza de choque. En caso de verificar la alarma, se llama a la policía nacional y son ellos los que acuden en muy corto tiempo, prestando el servicio de reacción.
Si no existiera esta etapa en las empresas de monitoreo, las falsas alarmas en el comando de la policía serían muy abundantes y por lo tanto el servicio prestado no sería eficiente.
Adicionalmente los paneles de control monitoreados, avisan de situaciones que pueden parecer rutinarias, como pruebas automáticas, estado de las baterías y otras señales, para que sea la estación central de monitoreo la que registre en medio magnético todos los acontecimientos.
Otra función muy importante que brindan los sistemas monitoreados, es la capacidad de transmitir una señal en el momento del “cierre” o “apertura” del sistema, esto es cuando de activa la alarma antes de salir del predio o cuando se desactiva al ingresar. El control de horarios y excepciones es normalmente controlado por el operador, quien se encarga de verificar en caso de señales anormales.
Esta operación se convierte en rutina diaria. Por lo tanto la comunicación entre la central de monitoreo y los usuarios normalmente es muy estrecha.
De ahí que sea un instrumento de tranquilidad para el usuario final, dejar su inmueble y pertenencias en manos de expertos que de forma continua monitorean el estado de la alarma.
La parte más importante de los sistemas monitoreados, es el canal de comunicación que se emplea. El más sencillo pero también el más vulnerable, es la línea telefónica. En este caso, el panel toma el control de la línea del predio y marca de forma automática hasta la estación central. Un equipo receptor de alarmas interpreta los datos y los presenta en un computador con toda la información adicional para que el operador realice su trabajo satisfactoriamente. La llamada telefónica tarda menos de 30 segundos.
Pero, si el malhechor corta los cables del teléfono, en el área exterior de la casa, el sistema no puede avisar de forma remota. Para obviar este detalle, existe el sistema de transmisión via radio, en donde la señal viaja de forma inalámbrica hasta la antena de la estación central.
Un sistema más avanzado, tambien via radio, llamado de doble via, garantiza que la comunicación entre la antena de cada predio y la antena de la estación central siempre está activa, evitando que existe sabotaje a la antena transmisora.
La moda la han implantado los sistemas que se comunican via celular mediante el sistema CDPD, que permite transmitir pequeñas tramas de datos cuando las frecuencias de voz están desocupadas. Este tipo de tecnología es muy económica, confiable y eficiente.
Finalmente, existen sistemas especiales que realizan enlaces de microondas o satelitales, por las condiciones adversas del terreno.
Entre más sofisticado sea el canal de transmisión, más alta será la mensualidad que debe pagarse a la central de alarma por su servicio. Los costos varían entre ($45.000 y $220.000 pesos)
Las alarmas monitoreadas, son muy populares en la gran mayoría de paises desarrollados. En Colombia existen numerosas empresas que con altos estándares de calidad prestan un oportuno servicio. Sin embargo la gran mayoría de usuarios son PYMES y grandes empresas. Hace falta que los microempresarios sean concientes de sus riesgos y que los hogares (casas, apartamentos y fincas) se interesen en el tema. Es mucha la tranquilidad que se gana al tener el servicio y solo cuesta unos pesos al mes.

TIPOS DE ALARMAS
Locales : Solo hacen sonar sirenas en caso de alarma. Recomendadas, solo si existe un servicio de vigilancia humana en el predio que pueda reaccionar inmediatamente.
Con Marcador Telefónico : De forma automática marcan a uno o varios números programados y reproducen un mensaje de voz. Solo se recomienda esta opción, si no se tiene el recurso económico para el servicio de monitoreo. No garantiza la reacción, sin embargo es mejor que no tener nada.
Monitoreo telefónico : Envía datos con información exacta de la alarma ocurrida.
Monitoreo por Radio : Envía datos de forma instantánea. Es la opción que siempre se recomienda.

BENEFICIOS
• Reacción inmediata en caso de alarma
• Asistencia técnica y respaldo en caso de siniestros
• Control permanente de aperturas y cierres del predio
• Reportes mensuales de actividad en el sistema de seguridad
• Reducción en el valor de las pólizas de seguros

IMPORTANCIA DE LA INFRAESTRUCTURA
Las edificaciones modernas, se construyen con las ultimas tecnologías en construcción y normalmente se diseñan para tener un periodo de vida útil superior a los 20 o 30 años. Sin embargo es muy difícil casi imposible predecir cuanto y cómo va a cambiar la tecnología en este tiempo, Sin embargo es muy probable que vivamos en un mundo inundado de electrónica, automatización y confort.
Resulta entonces, imperdonable que los nuevos proyectos, no tengan en cuenta la cantidad de redes electrónicas que puede albelgar un edificio.
Son muchas las redes y circuitos de datos, control, audio y video necesarios. Para que estas autopistas de información puedan convivir dentro de la estructura de la edificación, son necesarios espacios que permitan una adecuado mantenimiento y actualización de las redes.
A este conjunto de elementos (Cuartos de Control, cuartos de interconexión, Pases verticales, Ductería, Cableado, salidas eléctricas) se le denomina INFRAESTRUCTURA para REDES ELECTRÓNICAS. Sin estos elementos, la implantación de nuevas tecnologías es mucho más difícil y costosa, al tener que romper paredes y placas después de construido el proyecto para empotrar las tuberías que alimentan los elementos electrónicos de detección y control.
Se hace entonces necesario, contar con un profesional especializado en estas nuevas tecnologías, que de forma integral, analice las necesidades de cada proyecto y diseñe la solución de seguridad electrónica, telecomunicaciones y automatización requerida. Tradicionalmente el profesional es un Ingeniero Electrónico que conoce a fondo las diferentes tecnologías y determina cual es las más apropiada para cada caso.
Las constructoras y demás profesionales encargados de un proyecto nuevo o una remodelación, deben entonces acudir a este tipo de expertos para asegurar que el proyecto no entra en obsolescencia al cabo de algunos años o incluso meses.
El diseño de redes electrónicas, es hoy por hoy fundamental para cualquier edificación moderna. A través de estos estudios, se podrá conocer el adecuado trazado de ducterías, la ubicación apropiada para el cuarto de control y espacios para interconexión, las salidas eléctricas necesarias de acuerdo a cada uno de los elementos electrónicos de seguridad, control y comunicaciones, la configuración de todo las redes para cada subsistema, las especificaciones de cada elemento, cantidades de materiales y por supuesto el presupuesto que debe tenerse en cuenta a la hora de instalar todos los dispositivos.
Como normalmente estas tecnologías se salen un poco del presupuesto inicial, el estudio determina la forma como puede desarrollarse por etapas, determinando prioridades y acorde a la cantidad de dinero que se pueda invertir.
Los arquitectos e ingenieros responsables de las proyectos actuales deben preocuparse por conocer a fondo el tema debido a que, normalmente este tipo de redes electrónicas, tienen que ver con todos los aspectos de una edificación, afectan la estructura, los acabados, los espacios, las redes hidráulicas, las redes de aire acondicionado y el funcionamiento general de la edificación. Son muchos los proyectos que se ven obligados a cambiar drásticamente al dar cabida a las redes electrónicas, sin embargo es mejor hacerlo durante la etapa de diseño y no cuando la obra está prácticamente terminada. En este instante se convierten en un dolor de cabeza, pues la obra sufre atrasos y sobrecostos considerables. Sin embargo es peor nunca tenerlos en cuenta, porque el proyecto empieza incompleto y al cabo de algunos meses se ve la imperiosa necesidad de utilizar este tipo de dispositivos.
Para capacitarse en estos temas, la empresa Insetrón Limitada, organiza cursos y seminarios especializados en las tres áreas mencionadas: Seguridad Electrónica, Automatización de Edificios y Telecomunicaciones. Los programas están enfocados a diversos perfiles de profesionales, hay algunos orientados al gremio de la construcción, otros para responsables del área de seguridad, otros adecuados para el área de sistemas, otros para empresas instaladoras de equipos y finalmente unos para el grupo comercial de estas mismas empresas. Los cursos son orientados por arquitectos e ingenieros expertos en el tema, dirigidos por el Ing. Germán Alexis Cortés, consultor senior del Instituto de Estándares y Tecnología en Estados Unidos. Están basados en las normas internacionales y en la experiencia del sector en nuestro medio. Informes en el Tel: 626 2332 y 602 0014 en Bogotá.

INSTALACION DE ALARMAS CONTRA INTRUSION

INSTALACION DE ALARMAS CONTRA INTRUSION


En la edición pasada, decidimos dar comienzo a una serie de artículos que de forma ordenada nos enseñen cómo instalar adecuadamente los diferentes dispositivos electrónicos usados en seguridad.
Quizás uno de los sistemas más empleados y con mayor difusión, son los sistemas de alarmas contra intrusión, así que empezaremos por mencionar las fallas más comunes y la forma adecuada de no cometer errores que produzcan falsas alarmas.
Los errores comunes en estos sistemas de alarmas monitoreadas, podemos diferenciados en varios grupos:
1. Desconocimiento de conceptos eléctricos.
2. Desconocimiento del uso de ducterías y cables adecuados.
3. Mala escogencia de elementos electrónicos
4. Mala ubicación de los sensores y dispositivos.
5. Desconocimiento del funcionamiento real de elementos electrónicos.
6. Desconocimiento de la forma adecuada de instalación y conectorización de las partes.
7. Desconocimiento en la programación de los paneles de alarma y sensores.
8. Fallas en la comunicación entre usuario final, vendedor e instalador.
9. Fallas en la capacitación del usuario final.
10. Fallas en la comunicación entre panel y estación de monitoreo
11. Fallas en el servicio de monitoreo.
12. Otros errores menores.
La unión de varios de los errores mencionados da, como resultado una deficiente instalación y mediocre operación del sistema de alarma. Esto le hace un daño terrible al gremio, pues un usuario final descontento con el servicio de un sistema de seguridad, hace que otros 10 o 20 posibles usuarios cambien su decisión y no inviertan. De forma similar, pero en menor proporción, un usuario satisfecho, puede recomendar a otros 5 a 10 usuarios.
Revisemos entonces cada uno de los errores y mencionemos las posibles soluciones:

1) Desconocimiento de los conceptos eléctricos.
Lo mencionábamos en la edición anterior y decíamos que era imprescindible que nuestros técnicos hubieran pasado por un instituto de capacitación formal en algún programa de electrónica, comunicaciones o similar, con intensidades horarias superiores a 1000 horas impartidas. De esta forma garantizamos que, por ejemplo: sepan la diferencia entre voltaje y corriente, que sepan medirlas y analizar su comportamiento, que sepan calcular la atenuación en un conductor, que sepan leer los códigos de colores en una resistencia, que sepan para que sirve un condensador y en donde se usa un puente de diodos, que sepan la diferencia entre una fuente regulada DC y un transformador… y podría llenar todo el artículo de estos y muchos otros detalles más que la mayoría de técnicos empíricos (que aprendieron con la práctica únicamente) no conocen.
Ejemplo: Calcular el voltaje que alimentará a dos sensores de movimiento (infrarrojos pasivos o PIR) que se encuentran a 40 metros de distancia del panel de alarma con una fuente de alimentación de 12 Vdc. Se usa un cable paralelo duplex, calibre 18 AWG. Los sensores consumen en stand-by 15 mA y en alarma 45 mA.
El problema busca conocer el voltaje que le llegará a los sensores después de atenuarse por el recorrido de los 40 metros y verificar que su funcionamiento será el adecuado.
Todo lo que necesitamos saber es la Ley de Ohm: (V = R x I). El Voltaje (V) es igual al producto de la resistencia (R) por la corriente (I). También debemos conocer cómo se comporta un divisor de voltaje resistivo.
El siguiente diagrama explica lo que realmente ocurre en el circuito

Como se puede apreciar, el panel de alarma genera los 12 Vdc regulados y a medida que el cable se extienda varios metros, la resistencia del conductor se va ampliando… la atenuación del voltaje es proporcional a la resistencia del cable y al consumo de corriente de la carga, que en este ejemplo son los dos PIR´s.
En el siguiente diagrama eléctrico se esquematiza el ejemplo y sirve de base para conocer las respuestas.

Como la resistencia del cable está en serie con la resistencia de la carga, la corriente es la misma, por lo tanto conociendo la corriente y la resistencia del cable, podemos calcular cuanto voltaje “cae” en el conductor y al restárselo al voltaje que sale de la fuente, obtenemos el voltaje que realmente le llegará a los Pir’s.
Este artículo no pretende dar una clase de circuitos eléctricos básicos, sin embargo estoy seguro que muchos de ustedes ya ven un poco enredado el tema. Por supuesto también están los ingenieros que ya cambiaron de hoja, porque esto lo saben desde hace muchos años y no pierden el tiempo en estas vanalidades… Es cierto, son cosas muy básicas, pero lo increíble es que nuestros técnicos no apliquen estos conceptos básicos y se dejen atropellar por la informalidad y las malas costumbres técnicas.
Siguiendo con el ejemplo, debemos diseñar el sistema con el caso más critico, es decir cuando la carga consume más energía, o sea cuando el PIR consume 45 mA en estado de alarma. Como son dos sensores, y la alimentación se conecta en paralelo, entonces consumen el doble de corriente, por lo tanto podemos decir que la carga consume 90 mA. Al conocer la corriente que circula por la carga, automáticamente conocemos la corriente que circula por el cable.
Para conocer la resistencia que el cable representa, nos remitimos a la ficha técnica de especificaciones del fabricante del cable quien nos dice que este tipo de conductor duplex, con calibre 18 AWG (American Wire Gauge), presenta una impedancia resistiva de 60 Ohmios por cada 100 metros. Al ser esto proporcional a la distancia del cable, y usando una regla de tres simple (recuerdan su bachillerato?), deducimos que el cable del ejemplo tiene una resistencia igual a 40x60/100 = 24 Ohmios.
Como ya sabemos la resistencia del cable con esta distancia y la corriente que circula por el, entonces podemos saber el voltaje que “cae” sobre el cable, que será: 24 Ohmios x 90 mA = 2,16 Vdc.
Por lo tanto si de la fuente salen 12 Vdc, en el recorrido del cable se quedan 2,16 Vdc, entonces realmente a los sensores de movimiento les está llegando: 12-2,16 = 9,84 Vdc.
La pregunta en este momento es: Los sensores de movimiento funcionarán bien con este voltaje?
Si revisamos el manual de especificaciones del sensor de movimiento, vemos que dice:
Alimentación: 12 Vdc +/- 10%; que quiere decir que la alimentación ideal debe ser de 12 Vdc, pero que puede ser mayor o menor en un 10%. Entonces la alimentación mínima para que este sensor funcione adecuadamente es de 12Vdc menos el 10%, o sea 12Vdc – 1,2 Vdc = 10,8 Vdc.
Podemos entonces concluir que la alimentación que realmente le llega es casi 1 voltio menos de lo que se tenía recomendado por la fábrica.
Este detalle (… que para muchos de nosotros puede ser insignificante …), es el culpable de que el sensor en ocasiones detecte hasta el pasillo a 12 metros de distancia pero en otras ocasiones no lo haga…. Es decir puede ser la diferencia entre detectar un robo y no hacerlo. La diferencia entre un usuario final satisfecho y otro que siente que lo estafaron…
Para solucionar el inconveniente, un buen técnico en unión con el ingeniero que lo respalda, debe analizar la situación y tomar la mejor decisión. Veamos las alternativas:
1) Cambiar los sensores de movimiento por un modelo que consuma menos corriente en caso de alarma. Aunque técnicamente es una buena medida, en muchos casos no es viable, porque casi siempre los sensores ya están comprados y no se puede perder la inversión.
2) Elevar el voltaje de la fuente de alimentación a 14 V, de tal forma que al recorrer los 40 metros lleguen efectivamente los 12 Vdc esperados por los sensores. Técnicamente es factible, sin embargo la mayoría de fuentes en los paneles, no se pueden modificar. Adicionalmente No es una solución segura, porque de este voltaje también se alimentarán posiblemente otros sensores y entonces a ellos también les llegaría un voltaje superior que podría dañarlos o hacerlos funcionar mal.
3) Colocar una segunda fuente de alimentación cercana a los sensores para evitar que se caiga tanto voltaje en el cable. Es una solución posible, sin embargo hay que tener cuidado con los problemas de tierra y debemos garantizar que la fuente de alimentación no se apagará cuando exista un corte de energía eléctrica. Es decir, debemos colocarle a la nueva fuente, un respaldo de batería con cargador. Esto incrementa el costo del sistema castigando el presupuesto del proyecto.
4) Cambiar el conductor que alimenta los sensores por uno de mayor calibre. Es la solución adecuada.
5) No instalar los sensores y a cambio de eso convencer al usuario final que allí no se necesitan. No es viable, porque se deja una fisura de seguridad importante. Sobran las explicaciones. Aunque se que le suena exagerado, debo recordarle que en la mayoría de casos “la realidad siempre supera la ficción” y conozco ocasiones en donde el “mal técnico” ante estos inconvenientes, convence al propietario de que los instale en otro lado…
Un buen técnico instalador, conocedor de los conceptos básicos de electricidad, toma la decisión de cambiar el conductor y colocarlo de un calibre mayor. De esta forma el área transversal del conductor de mayor calibre es más grande, coloca menor resistencia al paso de la corriente y por lo tanto el voltaje que atenúa es menor.
En este caso se busca en el manual de conductores eléctricos un cable calibre 16 AWG, cuya impedancia resistiva es de 20 Ohmios por cada 100 metros … y volviendo a hacer los cálculos anteriores, encontramos que con este calibre de cable el voltaje que alimenta a los sensores de movimiento distanciados 40 metros es de 11,28 Vdc y por lo tanto estamos dentro de la tolerancia de voltaje recomendada por el fabricante.
La diferencia de precio entre un calibre 18 y uno 16 es de solo un 35% (es decir que en los 40 metros gastamos US$5 de más, en total), pero garantizamos el funcionamiento adecuado del sistema. Cree usted que vale la pena por este precio? Por supuesto debemos tener en cuenta la capacidad de las ducterías, pero aun así el precio es extremadamente bajo y la utilidad muy alta.
Ejemplos como este son muchos los que se presentan. Ahora entiende porque nuestros técnicos necesitan estar mejor preparados?

2) Desconocimiento del uso de ducterías y cables adecuados.
En el ejemplo anterior aprendimos que la adecuada escogencia del cable hace una gran diferencia. Al respecto me permito recordar que es el fabricante de los equipos quien recomienda el conductor a usar. Para ello debemos leer el manual de instalación de principio a fin, antes de comenzar a planear la instalación. Sin embargo y esto es un error muy común en nuestro medio; los ingenieros y técnicos de las empresas tienen como costumbre ir importando los equipos mientras instalamos la ductería y el cableado.
Cuando instalamos los equipos y en las pruebas iniciales fallan, entonces leemos en el manual que se debíamos haber usado cable calibre 18 o mayor para la distancia que nos corresponde. Sin embargo ya teníamos un cable UTP tendido en la tubería.
Simplemente pasamos por alto el error y algunos dicen para si mismos… “ … como no funciona, combino dos pares y eso de seguro funciona bien…” … es decir seguimos cometiendo errores, aun sabiendo que la falla estuvo en el conductor adecuado.
Hoy en día con Internet, no hay disculpa para no haber leído los manuales con anticipación a la planeación de la instalación.
Otra falla es desconocer el blindaje de los conductores y el material del que están hechos. Para muchos el recubrimiento de aluminio hace lo mismo que el cobre… y no es verdad (el primero es un material no ferroso y el segundo si, por lo tanto las interferencias electromagnéticas y de radiofrecuencia (EMI/RFI), se comportan de manera diferente).
Otros profesionales de la seguridad, consideran que siempre es mejor un conductor blindado que, uno que no lo sea; sin mirar más allá de sus narices. Por ejemplo, es el caso de los conductores UTP que se usan en transmisión análoga de video reemplazando al tradicional cable coaxial. Allí es precisamente la falta de un blindaje lo que se convierte en fortaleza, al ser un medio balanceado y anular la interferencia debido a la anulación electromagnética de la señal de ruido mediante el entorchado (twist). Esto solo se sabe cuando se leen los manuales, se conoce el principio teórico que brindan los cursos y se entiende la recomendación del fabricante.
Para no ir muy lejos, a muchos instaladores les gusta el cable plano paralelo, porque lo pueden pegar fácilmente a las superficies, por lo tanto su interés está en la facilidad de instalación y no en las características eléctricas que el fabricante recomienda.
Para iniciar, No deberíamos instalar cable sin ductería (puede ser metálica o plástica, dependiendo del proyecto) y segundo es importante recordar que cada dispositivo tienen un tipo de cable adecuado, que recomienda el fabricante.
La ductería es importante usarla siempre en seguridad. Esto brinda protección (eléctrica y antisabotaje), orden y adecuado mantenimiento.
La tubería PVC o plástica, debe usarse cuando viaja por canalizaciones en piso a la intemperie, o cuando la totalidad de los recorridos, se van a embeber en las paredes con mampostería maciza y placas de concreto. En el resto de los casos se debe usar ductería metálica. (Esto por supuesto excede las normas de la NFPA 70 o el código eléctrico nacional en muchas de nuestras naciones; sin embargo los sistemas de seguridad, requieren de atención especial por ser precisamente uno de los sistemas que mayor especialización y cuidado requiere).
La tubería metálica puede ser del tipo EMT (Electric Metallic Tube), en acero galvanizado de tipo liviano. Esta apenas es un poco más costosa que la tubería de plástico, pero permite un mejor desempeño de los sistemas de operación crítica.
Es importante recordar que todas estas familias de tuberías siempre vienen con los accesorios adecuados (es decir: curvas, terminales, uniones, cruces, tées, abrazaderas, elementos de fijación, conduletas, entre otros). En obra es muy útil contar con un equipo dobla tubo (los hay para modelos en PVC y otros diferentes para EMT) para diámetros bajos. Esto facilita hacer pequeñas curvas, cambios de nivel u Offset, que permite llegar con exactitud al sitio exacto de la caja de salida o de paso.
El orden en la tubería demuestra profesionalismo y calidad. Es importante recordar que todo el trazado de la tubería, debe ser diseñado por un experto en redes electrónicas con anterioridad, de tal manera que los instaladores cumplan con los recorridos sin mayores cambios.
En ocasiones cuando la tubería se hace sobrepuesta o “a la vista”, nos damos cuenta que el tubo es muy voluminoso o estéticamente estorba. Por lo tanto si el tramo es menor a 5 metros, podemos usar canaletas plásticas o metálicas. (De estas ducterías también hay infinidad de tamaños y accesorios para cada aplicación). Cuando son metálicas deben ser acabadas con pinturas electrostáticas horneábles, que permiten una adherencia menor del polvo y un acabado resistente.
Las bandejas portacables suspendidas del techo y las canaletas que se usan a nivel del zócalo inferior de las paredes, son otro buen método para llevar los conductores, la única recomendación es tener en cuenta el área transversal máxima y no exceder una ocupación superior al 60%.
Un curso de cableado estructurado ayuda mucho al profesional de seguridad a entender la importancia del orden, marquillado, y espacios necesarios para llevar todos los cables desde cada elemento periférico hasta el sitio de control central. Tradicionalmente estos cursos los toma la gente de TI, sin embargo el mundo está cambiando, la integración entre Seguridad y TI es un hecho y por lo tanto todos los buenos conceptos de las normas EIA/TIA de cableado para interiores se aplican en nuestras instalaciones. En este punto no debemos olvidar que estamos en el tema de seguridad y por lo tanto debemos ser mucho más cautelosos y brindar seguridad al cableado.
Otro error común es intentar llevar por una ductería de bajo diámetro, una cantidad enorme de cables. En este caso los conductores sufren, las condiciones eléctricas no se mantienen, los instaladores gastan energías innecesarias para su tendido y el sistema comienza a funcionar de manera deficiente.
El calculo que debe hacerse es muy sencillo, basta con sacar el área transversal del conductor (recuerde PI*R2), restarle el 40% de seguridad y dividir el resultado en la sección transversal de los conductores a emplear. Este numero me dá el máximo de conductores que puedo pasar, respetando la norma.
Son muchas las tablas existentes, en donde podemos buscar y conocer que por ejemplo por una tubería de ¾” el máximo número de conductores UTP-Cat.5 son 5; en cambio, si deseamos pasar cable duplex paralelo calibre 18 AWG, podrían pasar hasta 12.

3) Mala escogencia de elementos electrónicos
A nivel de seguridad, es una falla común. Se presenta cuando la empresa vendedora de equipos, mira los elementos que tienen en el stock de su bodega y trata de ubicarlos en la venta que acaba de realizar; sin importar si es realmente lo que el usuario final necesita o no. Es el caso de instalar un panel de intrusión, fabricado para uso residencial, recibiendo señales de sensores de incendio ubicados en una gran bodega. Es obvio que el sistema no opere adecuadamente.
Espere…. Se que muchos de ustedes estarán pensando, “ …pero si eso es lo que nos recomiendan las fábricas, incluso, en los manuales se explica cómo se usan las zonas del panel para estas funciones…”. Es cierto, sin embargo una cosa es que técnicamente el panel pueda hacerlo y otra que el panel esté homologado por la NFPA para realizar las tareas críticas de un sistema de detección de incendio.
No deseo iniciar la tradicional discusión que se presenta cuando se tocan estos temas, sin embargo debo aceptar que es mejor adicionar sensores de humo en un panel contra intrusión y permitir que técnicamente se cubra el riesgo de incendio, a no instarlos nunca, porque el usuario final no tiene el presupuesto para comprar un panel de incendio dedicado… Esto suele presentarse en el área residencial y en comercio menor; sin embargo no debería suceder en el resto de instalaciones.
Otro ejemplo de una mala escogencia del elemento electrónico es el usar exclusivamente el comunicador telefónico incluido en la mayoría de paneles de alarmas monitoreados, desconociendo la integridad y el continuo funcionamiento de la línea telefónica en el sector. Conozco casos en donde se vendió un “sofisticado” sistema de monitoreo telefónico, en áreas donde no había servicio telefónico. O en el otro extremo: se vendió un sistema de monitoreo telefónico con un sistema de radio de dos vías y como backUp un servicio celular, en un sitio metropolitano con excelente servicio telefónico.

4) Mala ubicación de los sensores y dispositivos.
En este caso, la culpa siempre es del diseñador del sistema. En este punto debo aceptar que para los sistemas de alarmas pequeños, el diseñador muchas veces es el mismo vendedor y a veces también el mismo instalador.
El error se comete cuando por ejemplo, ubicamos sensores de movimiento infrarrojos frente a ventanales que les da el sol de frente en alguna hora del día. O cuando pretendiendo aprovechar la mayor cantidad de área tridimensional del sensor de movimiento lo ubicamos en una esquina de la habitación, sin darnos cuenta que el recorrido que haría un posible intruso no cruza las zonas del detector sino muchos pasos después o en algunos casos nunca. Esto por supuesto no es fácil entenderlo a menos que conozcamos el funcionamiento exacto de los dispositivos.
Otro error común es no tener en cuenta el tamaño del GAP de un contacto magnético y ubicar cualquier modelo sin importar el juego natural de la puerta o el material en que está construida. Se presenta entonces la necesidad de colocar un segundo imán en la hoja de la puerta o de una pérdida de trabajo absurda, al tener que cambiar de sensor cuando todos los intentos porque no de falsas alarmas se agoten…
A nivel bancario, conocí a un jefe de seguridad que decía que la mejor ubicación de un pulsador de emergencia silencioso era en cada puesto de trabajo de los cajeros que atienden directamente al público… sin embargo también conocí a un experto que mencionaba que ubicarlo en estos sitios era una pérdida de dinero, porque cuando ocurría un asalto y la situación era crítica, podían ocurrir dos alternativas : a) El cajero jugaba a ser el héroe… y seguramente por oprimir el botón ponía más nervioso al delincuente y se podía generar una tragedia… ó b) El cajero era una “gallina” y así el asaltante estuviera mirando para otro lado, nunca se atrevería a moverse siquiera… para este experto, el sitio ideal era en los puestos de trabajo detrás de donde normalmente ocurre la acción, es decir en la oficina del subgerente o el auxiliar, que aunque se dan cuenta de lo que pasa, no tienen la amenaza al frente.
Siguiendo con el tema de los pulsadores, hay los expertos que recomiendan un pulsador de fácil operación aunque tengan el riesgo de falsas alarmas y otros que para evitar esto recomiendan un dispositivo que requiera de por lo menos dos movimientos… Yo personalmente prefiero los segundos, de buena calidad y de operación mecánicamente silenciosa…
No falta el instalador ingenio y perezoso, que coloca el teclado de control sobre el panel de alarma, para ahorrarse el trabajo de cableado; o el que coloca la sirena sin supervisión de cable, en el mismo sitio resguardado en donde se instaló el panel de control.
Tampoco falta el que coloca un discriminador de audio para todos los vidrios de un gran salón, sin tener en cuenta que en las noches cierran las cortinas o el que ubica y alambra 45 sensores de choque sobre los 45 vidrios de 15x15 cmts. de un ventanal en una casa.
Todos estos son ejemplos de una mala ubicación que casi siempre está relacionada con el total desconocimiento de los sensores y dispositivos que instala.

5) Desconocimiento de la forma adecuada de instalación y conectorización de las partes.
Es el caso de omitir de forma negligente, el concepto de la resistencia de fin de línea (EOLR). Pensadas como su nombre lo indica, para ubicarse al finalizar el tendido de cable en el último dispositivo existente. Es increíble, pero muchos paneles de alarma tienen estas resistencias de supervisión, en los tornillos de los conectores de cada zona. Este detalle, hace que una de las características más apetecidas y valiosas de un sistema de seguridad (la supervisión de la integridad de sus circuitos), se pierda.
Dependiendo de los modelos y marcas de paneles, las resistencias de fina de línea pueden ser 1, 2 o 3. Entre mayor número de resistencia de fin de línea tenga cada zona, mayor será el número de estados (normales o de sabotaje) que podrá identificar. Siempre son preferibles los circuitos que con dos resistencias, detectan los estados de: Normal, alarma, corte del cable, puenteo o unión del cable y conductor con conexión a tierra. Esto permite que el usuario o el técnico de mantenimiento, sepa con mayor exactitud que puede estar pasando cuando la zona presenta fallas.
En algunos casos el técnico no sabe con exactitud el orden de las conexiones en los paneles. Desafortunadamente la barrera del idioma (ingles a español) es un limitante y aunque para muchos es claro que el conductor BL/GR es Azul y Verde, para otros será el Blanco y el Gris. Esta, por ejemplo puede ser la causa de una tarjeta de control quemada, cuando conectaron una fase de 120 Vac en una entrada auxiliar de alarma…
Otro problema es no diferenciar las entradas de zonas, de las del bus de datos del teclado y de las del bus de datos de dispositivos auxiliares…. En cada marca y modelo, estas entradas pueden ser diferentes…
Aunque parece chiste, es común la historia del receptor inalámbrico ubicado a 8 metros de altura en la bodega (… porque le dijeron que entre más alto mejor…), sin ningún cable ni tubería hasta allí… porque para qué si es inalámbrico? …. El grupo de instalación, obviamente no cayó en cuenta que los transmisores son inalámbricos, pero el receptor no.
6) Desconocimiento en la programación de los paneles de alarma y sensores.
Este es quizás el mayor problema encontrado en nuestro medio. Se que hace algunos años los ingenieros de las empresas de monitoreo eran los que programaban los paneles y no les contaban a los técnicos instaladores, porque creían que les quitaban el puesto… Aunque en nuestros días conozco muchos instaladores que programan sus propios paneles; la inmensa mayoría sigue conociendo apenas un 10% de las posibilidades del panel.
Cada marca y modelo de panel de control tienen su propio lenguaje de programación, forma de ingresar los datos y puede ser un mundo diferente para el neófito. Sin embargo los conceptos básicos y teóricos son exactamente los mismos. Todos los paneles tienen zonas de entrada, tienen tiempo de entrada y de salida, capacidad para hacer bypass, para programar zonas interiores, perimetrales, silenciosas, audibles, 24 horas… en fin… siempre los sistemas de alarma hablan el mismo lenguaje… aunque su programación sea bastante diferente.
Muchos de los técnicos se familiarizan con una marca y luego pretenden realizar los mismos pasos para otras marcas. Cuando ven que no funciona, claudican y fácilmente se pasan a otro marca. En alguna ocasión pasó por mis manos una hoja de vida de un técnico que mencionaba la marca de alarma, como un sistema que sabía manejar. Cuando se le entrevistó y se dio cuenta que el trabajo consistía en instalar otra marca, se retiró y dijo que no se sentía a gusto…. Es claro que este técnico no solo era fiel a la marca, sino que además le tenía pánico a otras…
Es común que muchos paneles de alarma entren en operación con los parámetros de fábrica (default) y nunca nadie se los cambie. Es común también, que ni siquiera la clave de instalación (en algunos casos ni la clave de usuario) se cambie. Amigo lector, si usted fuera ladrón profesional y entrara a robar en un sitio con alarma, cuál código de 4 dígitos, digitaría de forma incivil para intentar desactivar el panel? (Es increíble… pero esos 4 números que sé, que usted está pensando… permanecen programados aun, en muchas de las alarmas instadlas en nuestras ciudades).
Recientemente, supe que una empresa conectó en la misma zona 8 pulsadores de pánico, porque el panel que tenía solo tenía una zona programada de forma silenciosa. Las otras 7 zonas quedaban desocupadas. Es obvio que el afectado es el usuario final, pues al tener todos los pulsadores en la misma zona no podrá diferenciar cual de ellos se activó. Y también es claro que el problema era la falta de conocimiento sobre la manera como se programa el panel para poder emplear todas las zonas de forma 24 horas silenciosas.
Otra falla es la de no realizar los ajustes de hardware (Jumpers), en los dispositivos que los tienen. El más común es el de la cantidad de pulsos del elemento pirosensor, en los detectores de movimiento, que hace más, o menos sensible al detector. Otro detalle es el de no tener en cuenta el rango de detección del sensor ni la forma como el lente permite concentrar los haces de detección. Muchos sensores vienen con un ajuste en el lente, para inclinar o subir tridimensionalmente los campos de detección… Sin embargo muy pocos instaladores leen el manual y realizan el ajuste necesario.
Recomiendo también que después de hacer las pruebas con los sensores de movimiento infrarrojos y el sistema esté totalmente entregado a satisfacción, se quite el Jumper que controla el encendido del LED interno del sensor, para evitar que los mismos empleados y/o intrusos busquen la forma de evadir el PIR, encontrando un camino y velocidad tal que no logre detectarlos….

7) Fallas en la comunicación entre usuario final, vendedor e instalador.
Esta falla es común, y nos recuerda el juego infantil del “teléfono roto…”.
Por ejemplo: El usuario menciona que detrás de la puerta cerrada, hay una terraza que debe protegerse. El vendedor asume que en la terraza se debe instalar un sensor adicional.
Cuando el instalador, hace comentarios sobre lo difícil que fue caminar toda la tarde, sobre las tejas de barro para ubicar el sensor…. Se descubre que la terraza no es sino el tejado del casa; el vendedor pensó en un contácto magnético en esa puerta, pero no lo dijo claramente; el diseñador dibujó sobre planos un nuevo PIR y cambió el tendido del cableado para llevarle alimentación a este nuevo sensor. El instalador llevó el cable hasta el exterior y colocó un absurdo sensor de movimiento observando la puerta…
El usuario pregunta si es más costosa una cámara móvil en blanco y negro que una fija. El vendedor dice que si, casi 4 veces más. El vendedor recibe una orden de pedido solo por las cámaras fijas pero a color de alta resolución. Cuando el diseñador reconsidera el sistema, el instalador termina colocando cámaras a color fijas y cámaras en blanco y negro sobre motores P/T. Es claro que la confusión reinó en la negociación y que no se está informando adecuadamente al cliente para que logre un sistema eficiente. El grupo de trabajo se limita a recibir ordenes pero no piensa… ni sugiere mejoras…
En nuestro medio es normal el jefe de instalaciones, que dice: “… trabaje que a usted no se le paga para que piense, sino para que haga la instalación rápido…”

8) Fallas en la capacitación del usuario final.
Es la primea causa para las falsas alarmas en los sistemas monitoreados. El usuario nunca se entera de todas las bondades y capacidades de su nuevo sistema de seguridad.
Suele pasar que el encargado de hacer el proceso de capacitación, no existe. Este rol lo cumplen a veces los mismos instaladores o en el mejor de los casos el vendedor. Recomiendo que en las empresas se designe a una persona dedicada a esta importante labor. Debe tener excelente actitud de servicio al cliente, paciencia, capacidad docente, capacidad técnica, y tener un método probado y en continua mejora, para hacer que las personas entiendan, no olviden los procesos y tomen conciencia de su nuevo sistema de seguridad.
Al usuario final le debe quedar totalmente claro el cubrimiento de los sensores en la instalación y el funcionamiento esperado de cada uno de ellos. Debe tener en planos y un diagrama la configuración de su sistema y debe quedarse con los manuales de instalación, programación y operación. Si están en otro idioma, es recomendable que la empresa le entregue un manual de operación en idioma local.
La capacitación debe impartirse a varias personas, iniciando por los responsables del sistema y a todos los que van a operarlo.
Un error común es darle una capacitación muy completa al dueño de la empresa y dejar que el le explique a sus jefes de área y ellos a su vez a los usuarios finales… (Recuerda el teléfono roto?)
Una buena medida es dividir la capacitación en varios niveles (directivos, responsables o administradores, operarios o usuarios finales, operadores especiales). De esta forma se comienza con un grupo grande de personas que empiezan conocer el sistema y a medida que se va intensificando y especializando el tema, se van disminuyendo el número de asistentes.
Debemos colocar especial cuidad en que el proceso de comunicación esté completo, es decir no solo basta con decir como opera el sistema y cómo se maneja, debemos cerciorarnos que los asistentes realmente entendieron y aprendieron… en algunos casos, sobre todos cuando el sistema es relativamente grande, algunas empresas contratan a empresas especializadas para que impartan estos cursos e incluso realicen pruebas escritas que permitan certificar que el usuario realmente aprendió y está capacitados para operar el sistema de seguridad sin inconvenientes.
Una recomendación final es filmar todas las sesiones de capacitación. Solo necesita una cámara de video y un trípode, elementos que hoy en día, se consiguen en cualquier esquina. De esta forma queda un registro histórico de esta etapa que sirve como documento de consulta y aprendizaje para futuros empleados.

Existen otros errores atribuibles directamente a las fallas entre el panel y la estación de monitoreo y otros que son directamente responsabilidad del servicio de monitoreo. Nos referiremos a estos inconvenientes en otra ocasión.

Concluyendo, si usted ha leído hasta este punto sin dormirse, podrá darse cuenta que los sistemas de seguridad más sencillos y comunes, están compuestos de innumerables detalles. Un buen conocimiento de todos estos pormenores, garantiza la excelencia de su sistema de seguridad. Solo de usted depende. Como decía un gran personaje de la administración moderna, “… si su empresa está fracasando invierta el 20% en capacitación a sus empleados, si está triunfando invierta el doble.”

Recuerde que la única forma de mejorar es cambiando radicalmente nuestra actitud y aprendiendo de los expertos, mediante programas de capacitación académica. Algunos programas estructurados como los que ofrece la Asociación Latinoamericana de Seguridad - ALAS, son muy útiles porque nos enseñan los principios teóricos y prácticos, resolviendo todas nuestras dudas.

ING. GERMÁN ALEXIS CORTÉS H.*
CONSULTOR – gcortes@insetron.com
______________________________________________________________
* Ingeniero Electrónico, experto en Automatización de Edificios.
Gerente General de Insetrón Ltda. Se dedica a la Consultoría de Proyectos y a dar Capacitación Especializadas a nivel latinoamericano.

Cuándo usar Cámaras IP vs. Cámaras Análogas?

Cuándo usar Cámaras IP vs. Cámaras Análogas?
Por Ing. Germán Alexis Cortés – gcortes@insetron.com


En varias ocasiones, durante las sesiones de capacitación que tengo el gusto de impartir; alguien pregunta algo sobre las cámaras IP y me doy cuenta que el tema despierta el interés de todos los asistentes. En ocasiones, permito que se forme un escenario de discusión, para conocer las opiniones de los interesados; sin embargo casi siempre debo suspender la actividad porque los ánimos se suben e incluso llegan a extremos vehementes. Y es que esta tecnología despierta amores y odios, que polarizan la opinión. Para muchos es la tecnología del futuro y es absurdo comprar otra cosa. Para otros son simples juguetes, que no se han terminado de inventar. Mientras una minoría ha tenido malas experiencias, en algunos casos las adoran, por todo lo que ha significado para su trabajo. Finalmente algunos no dicen nada, simplemente porque no tienen claro el tema. Para ellos está escrito este artículo.

En esta ocasión, deseo plantear mi opinión sobre la tecnología que seguramente reemplazará a la actual, en muy corto tiempo.

Lo primero que debo decir, es que las cámaras IP no son para todo el mundo, ni son las mejores, ni son las más caras, ni son las de última tecnología. Está claro que ya no son juguetes. Sirven solo en algunos casos, cuando las condiciones para su operación son favorables y seguramente en corto tiempo, será la tecnología que reemplazará a la actual. Entonces, debo usarlas? La respuesta correcta es un simple: Depende… de la aplicación y sobretodo de la red de comunicaciones sobre la cual va a operar.
Existen muchos mitos al respecto que a la hora de la verdad se quedan en eso, solo mitos… veamos.

Una cámara IP no es más que una unidad de captura de imagen, que nos entrega la señal de video en forma digital, es decir en unos y ceros. Existen dos clases de cámaras IP, las creadas por fábricas procedentes del mundo de TI (Tecnología de Información, es decir, computadores…) y las creadas por fábricas procedentes del mundo de la seguridad electrónica tradicional.

Las primeras son elementos que buscan llevar video a sitio remotos, bajo condiciones favorables, sin una misión especial, mas que la de comunicar; fueron la consecuencia obvia y natural de las tecnologías de Videoconferencia que revolucionaron hace algunos años, la forma de trabajo en muchas compañías. Son elementos cuya misión no necesariamente es seguridad.
Hoy en día se han masificado y están de moda, gracias al avance de la capacidad de proceso y almacenamiento, sumado al avance en técnicas de procesamiento digital de señales y por supuesto a los precios bajos consecuencia de esto mismo. En este grupo de cámaras tenemos marcas para satisfacer todos los gustos, precios, colores y tamaños. Son elementos insisto, cuya labor es captar una imagen de video, transmitirla por una red de datos, casi siempre de baja velocidad y comunicar dos puntos en un enlace de video que no siempre fue pensado para seguridad.
La publicidad asociada a estos equipos tiene vicios propios del mundo de TI, en donde todas las marcas creen tener el mejor producto, al mejor precio y se aprovechan de la ignorancia del consumidor final.
En algunas ocasiones estas cámaras se venden como web-camaras mejoradas, pero con especificaciones de calidad y desempeño similares. En este nivel de avanzada tecnología, reina el “plug and play”, porque los usuarios finales compran estos “juguetes” de alta tecnología para satisfacer necesidades de comunicación, control y seguridad básicas. Por lo tanto es lógico pensar que estás cámaras se ven en equipos de computo tradicionales, portátiles, PDA’s o recientemente en celulares, más como un snobismo o un sello de High Tech. Lo más complejo y sofisticado en estos equipos es conectar la alimentación, ya que últimamente, manejando DHCP, ni siquiera es necesario asignarle una dirección IP. Están orientadas a ser masificadas y a ser utilizadas en todos los rincones de nuestro planeta de una manera desenfrenada.
La moda de video IP, ha aprovechado los avances de comunicaciones inalámbricas (802.11), para terminar de masificar el concepto de video en todos lados, debido a que ahora ya no es necesario ni siquiera tender un cable.

Fueron las primeras en conocerse en el mercado y durante mucho tiempo fueron las empleadas en aplicaciones de seguridad. Sin embargo hay que entender que no fueron hechas pensando en nuestro gremio. Quiero aclarar que no son productos malos. Es solo que no corresponden a las características de los productos que los profesionales de seguridad están acostumbrados a tener, para su trabajo.

La segunda clase de cámaras IP, son un poco más recientes y fueron creadas por fábricas del gremio de seguridad electrónica. Aquí existen marcas reconocidas que conocen la filosofía de seguridad y que saben que las especificaciones deben ser exigentes para una misión crítica como es la seguridad.
Para nosotros una cámara de video, no es un accesorio más de un PC, es una herramienta vital para cuidar predios, activos, patrimonio y vidas humanas, entre otros; verificando y registrando actividades que pueden convertirse en siniestros de elevada magnitud. Los profesionales de seguridad, conocemos perfectamente la importancia de un buen sistema de Video.
Esta segunda clase de cámaras IP, es más consecuente con el gremio de seguridad, por lo tanto, las unidades no son cajas negras, a manera de equipos de alta tecnología “señoriteros” que funcione plug and play y no se les pueda ajustar nada .. !!!, como las fabricadas por las empresas de TI. Son equipos profesionales que tienen en cuenta todas las características tradicionales de video de seguridad de alto desempeño.
Aquí las cámaras son unidades que manejan lentes autoiris (DC o Video), lentes zoom, poseen chips (CCD o similar) de altas resoluciones y excelente desempeño a baja iluminación. Sus circuitos digitales poseen DSP para efectuar ajustes de color y dar un excelente rango de BLC. Sus circuitos manejan niveles de ruido bajos y soportan amplio rangos de temperatura y humedad relativa. Poseen ajustes (digitales con menú sobre el video ó mediante DIP switch) de todo tipo, en donde puedo hacer ajuste manual de blancos y controlar la velocidad del Shutter. Puedo hacer ajustes de fase para sincronizar las cámaras y puedo hacer ajustes mecánicos de level para sacar todo el provecho del lente autoiris. Pueden cambiar de modo monocromático a color y su resolución puede alterarse de acuerdo al nivel de iluminación. Las más nuevas incorporan detectores de movimiento en cada cámara y permiten hacer estos ajustes via remota mediante la misma conexión de video. Son elementos que fueron pensados y fabricados para permanecer encendidos 24 horas. En fin … como pueden darse cuenta son cámaras de tipo profesional para seguridad, tal y como vemos las tradicionales. La única diferencia es que no entregan en un conector BNC, la señal de video NTSC, en forma análoga, sino que entregan la señal de forma digital en un conector RJ45.

Como trabajamos en Seguridad, es recomendable usar siempre las cámaras de la segunda clase expuesta, es decir las que son fabricadas bajo un concepto de video para seguridad. Invito también al gremio a dejar de usar las cámaras de fabricación general que nuestros amigos de IT, usan para otras labores y que pone en riesgo la credibilidad y altos estándares de confiabilidad, que son necesarios en el mundo de la seguridad profesional.

Mucha gente puede pensar en este momento, que tengo animadversión por el mundo de TI. Es falso. Vivo con varios PC, PDA y un celular a menos de 3 mts de distancia el 98% de mi vida. Dependo de ellos. No concibo mi trabajo y mi vida cotidiana sin TI. Sin embargo el mundo de seguridad electrónica es más exigente y simplemente debemos reconocer que los equipos de alto desempeño son distintos a los de uso casero.

Por lo tanto nos dedicaremos a seguir conociendo las cámaras IP del segundo grupo mencionado. Como podemos entender la cámara de seguridad, opera de manera tradicional, pero internamente, la unidad realiza algunos procesos adicionales antes de entregarnos la señal digitalizada.
Cómo primera medida comprime la información de video mediante técnicas digitales, de esta manera, suprime redundancia, quita información que no es útil para el humano(aquí está la clave de una buena compresión), usa algoritmos avanzados para hacer cada vez más pequeña la cantidad de información sin desmejorar calidad, velocidad o resolución. El algoritmo de compresión que usa es muy eficiente y en esto se diferencia una marca de otra. Aunque existen algunos formatos de compresión estándar como MPEG4, Wavelet ó H.264, entre otros; la marca que logre mayor compresión de imágenes usando algoritmos propietarios basados en otros estándares, será la más apetecida.
Y para qué se comprime la información?
Simplemente para que las imágenes digitalizadas lleguen a su destino con buena resolución y velocidad, usando la mínima cantidad de recursos de la red de datos existente. Es decir usando el menor Ancho de Banda (BW) posible.
Recordemos que el ancho de banda es la máxima velocidad de transmisión simultánea que un medio de comunicación puede transmitir. Esta dado numéricamente en bits por segundo (bps).

Como la información de video se compone de 30 imágenes por segundo y cada imagen a buena resolución (VGA, D1 o superior), entonces un segundo de video ocuparía (30x640x480x3x8) 211 Mbps aproximadamente, velocidad gigante comparada con la velocidad de las redes de datos disponibles hoy en día (menor a 10Mpbs en el 85% de los casos). Una buena etapa de compresión, reduce a 2Mbps aproximadamente y esto hace que sea viable transmitir video por las redes actuales.
Dentro de una cámara IP, la señal digital y comprimida, es entregada a través de una tarjeta de red de tipo Ethernet, estándar existente en la gran mayoría de redes actuales. Finalmente la información es ordenada siguiendo protocolos de transmisión conocidos y usados en las redes de cómputo. Por lo tanto es deseable que la cámara maneje múltiples protocolos, como HTTP, SMTP, DHCP, UDP, TCP/IP, HMTL, entre otros. Marcas líderes del mercado usan técnicas especiales para disminuir su ancho de banda de acuerdo a otros parámetros que no sacrifican calidad.
Otro punto importante es cómo la cámara maneja streams de video y a cuantos usuarios diferentes puede atender de forma simultánea con el mismo stream o con stream diferente. Esto es conocido como unicast y multicast.
Hoy en día muchas cámaras pueden realizar sus ajustes a través del mismo conector RJ45 usando la red como medio de transmisión. De no ser asi, las cámaras traen un puerto adicional de comunicaciones (RS232, RS485, LAN) mediante el cual se cambian los parámetros.

La cámara IP se comporta como un nodo más de la red, es decir como un miembro más de los equipos que están identificados con una dirección IP, por lo tanto puedo acceder a ella con solo direccionarla adecuadamente desde cualquier otro PC en la red. Sin embargo aquí vienen dos alternativas: a) Que la cámaras se comporte como un webserver de video o que se comporte como una estación tradicional. En el primer caso, la cámara internamente tiene el software necesario para entregar video, administrarlo y ajustarlo cuando desde otra estación de la red, a través de un browser (Explorer, netscape, opera, firefox), se digite la dirección IP asignada o el nombre mediante un servidor DNS. En ese momento el browser presenta una página web que reside en la cámara, en donde normalmente se inicia solicitando un código de acceso y posteriormente se visualiza la imagen de la cámara de forma continua. En esta página HTML, normalmente existen otros menús que permiten configurar y hacer ajustes a la cámara. Si otro usario de la red digita la misma dirección IP para acceder a la misma cámara seguirá el mismo procedimiento hasta que se colme el número de usuarios permitidos por la cámara. Esta es una solución muy buena si debemos llevar el video de las cámaras a varios usuarios en toda la red existente; sin embargo se convierte en un riesgo más de seguridad, porque precisamente cualquiera con solo romper el código de acceso, puede ver la información.
La segunda alternativa b) es que la cámara no tenga webserver y en este caso si se digita la dirección IP desde un browser, simplemente no se muestra nada y no pasa nada. Para poder visualizar la imagen en una estación de trabajo de la red, será necesario instalar un software especial que entrega el fabricante de la cámara y solo a través de esta aplicación se podrá acceder a la cámara, administrarla y configurarla. En este caso se requieren licencias para que múltiples usuarios accedan a la cámara, pero desde el punto de vista de seguridad es mejor, pues no todos tienen acceso a la señal de video digital.
Cuál es preferible? Normalmente depende de la aplicación que se le vaya a dar a la cámara. Para el caso de seguridad profesional, me inclino más por la segunda opción.

Otro detalle importante es la alimentación eléctrica de la cámara IP. La gran mayoría de equipos profesionales, poseen un conector de 12Vdc/24Vac, que deberá ser suministrado a través de una fuente centralizada y/o a través de fuentes locales en cada sitio. Esto implica llevar un cable de alimentación del calibre indicado, que tenga en cuenta la distancia, el voltaje de salida, la atenuación y demás factores que garanticen la energía apropiada para cada cámara.
Si se usa cable UTP de varios pares, por uno de ellos podrá viajar esta alimentación eléctrica y se comportará siguiendo las leyes de Ohm. En este caso debemos ser conscientes que el calibre del cable (normalmente 24 AWG) es muy pequeño y que seguramente no podremos alejarnos de la fuente de alimentación centralizada más de 4-50 mts. Sin emargo todo depende del consumo de cada cámara.
Si usamos cable UTP siguiendo recomendaciones de EIA/TIA para cableado estructurdo en el peor de los casos el cableado horizontal llegará hasta máximo 90 metros.
Existe también la probabilidad de usar el nuevo protocolo POE (Power over Ethernet), que permite transmitir la señal de alimentación eléctrica por uno de los pares del cable y enviar algo más de 1 Amp. Que sale directamente del equipo de red activo (switch), que debe cumplir con el estándar.
Nuevamente una cosa es lo que las normas y los avances del mundo de TI hagan y otra lo que representa para el mundo de la seguridad. En este caso usar POE puede no ser muy recomendable en seguridad electrónica, por varias razones: Estamos amarrados a una distancia máxima que no siempre se cumple. La alimentación sale del mismo equipo activo incrementando el riesgo de daño y costo de mantenimiento. La cámara debe cumplir con el estándar POE y no todas lo hacen. Finalmente es inseguro compartir todo el cableado de datos y comunicaciones con seguridad.

Un tema muy controvertido y poco claro es en donde se graban las imágenes de una cámara IP? Mucha gente dice que en las DVR, sin embargo debo aclarar que las DVR graban señales análogas no digitales. Aunque muchas tienen un puerto de red, por allí solo salen señales para otras estaciones, pero no están diseñadas para recibir por allí señales de alta velocidad provenientes de cámaras IP.

Lo normal es grabar las cámaras IP mediante un software de grabación que normalmente suministra el fabricante de la cámara, en el disco duro del PC en donde se esté consultando. Sin embargo la intención de la mayoría de software de este tipo es grabar una parte del video recibido y no realizar una grabación continua o por eventos de manera permanente. En este caso el software graba la escena de video en un formato conocido y sin muchas exigencias de compresión y/o seguridad.

Cuando se desea grabar de manera permanente (es decir 24x365) por eventos o de manera continua, lo indicado es usar una NVR (Network Video Recorder), que es un PC dedicado exclusivamente a tomar los datos provenientes de las cámaras IP a través del puerto de red (normalmente de alta velocidad superior a 1 Gbps) y almacenarlos en un disco duro de elevadas especificaciones. Estos equipos se programan una vez y quedan como cajas negras en la red, almacenando todo el video. Poseen el software necesario para diferenciar cada stream de video y almacenarlo de forma segura. Los fabricantes especifican la capacidad de una DVR en canales de video que pueden almacenar de forma simultánea, la cantidad de FPS y resolución para cada cámara.

Recientemente han salido en el mercado unidades DVR que se presentan como híbridas. En este caso pueden grabar algunos canales análogos en sus entradas BNC y otros canales de video digitales a través de su puerto de comunicaciones de red.

En el mercado actual ya existen muchas cámaras con salidas IP, incluso cámaras móviles en domos de alta velocidad. En este caso, el video y los datos para control de los motores van por el mismo canal de comunicación. La alimentación en estos modelos se recomienda llevar por separado debido al consumo de la unidad.

Algunas marcas, que aun no tienen cámaras IP, tienen encoders que permiten pasar una señal análoga de cualquier cámara tradicional a una señal digital, por lo tanto la convierten en una cámara IP. En este caso el encoder digitaliza la señal, la comprime y la entrega a través de una red ethernet usando un protocolo de comunicaciones conocido. En este caso la dirección IP se le asigna al encoder y se maneja como una cámara IP integrada.

Cuándo usar una cámara IP?
La respuesta implica tres factores claros:
1) La aplicación de seguridad requiere transmitir video de forma remota. Preferiblemente cuando existen muchas cámaras distribuidas por un amplio territorio y se desean monitorear y administrar desde un punto centralizado.
2) YA EXISTE una red de datos cubriendo los diferentes sitios remotos.
3) El ancho de banda de la red de datos es SUFICIENTE para transmitir el video de forma eficiente sin interferir con la operación normal de la red.

Cuando No se cumple el factor 1), es decir todas las cámaras están en el mismo sitio, mi sugerencia por ahora, es volver a un sistema tradicional, usar cámaras análogas, aunque usando cable UTP y transceivers. En estos casos no vale la pena usar la infraestructura de red existente, porque siempre será mejor por seguridad y administración, trabajar con una red separada y dedicada exclusivamente a seguridad. Una red que solo operen los encargados de seguridad y mantenimiento técnico especializado. A menos que se disponga del presupuesto necesario para construir una red de datos de alta velocidad (recuerde que se requieren como mínimo 2 Mbps por cada cámara), siempre será mejor hacer esta red de tipo tradicional aislada totalmente de la red de datos que lleva información múltiple.
Si No se cumple el factor 2), es decir no existe una red de datos, es importante saber que el costo de la cámara IP es mínimo comparado con la infraestructura de telecomunicaciones necesaria. Solo en casos en donde: a) se tenga Muy claro el concepto de una red de video digital, b) se haya analizado respecto a otras alternativas de transmisión de señal de video y c) se llegue a la conclusión que es mejor usar cámaras IP; entonces se procede a crear una red de datos totalmente nueva, con suficiente ancho de banda. Se recomienda que si se construye una red nueva, esta sea en la medida de lo posible para uso exclusivo de video y/o seguridad electrónica.
Cuando se dan los factores 1) y 2) pero NO se cumple el 3), que es lo que ocurre en la mayoría de casos; se hace necesario replantear el proyecto desde dos perspectivas: a) Actualizar la red de datos y mejorarla hasta conseguir el ancho de banda necesario ó b) Sacrificar desempeño y calidad en las imágenes que se envían, obteniendo imágenes aisladas a velocidades de refresco muy bajas (menor a 2-3 FPS) y con resoluciones similares a CIF (320x240), en el mejor de los casos.

Los departamentos de seguridad y de sistemas de cada empresa, deben entonces conciliar y encontrar de forma mutua una solución adecuada. Muchas cámaras IP pueden limitar su ancho de banda a costa de disminuir FPS a muy baja resolución. Con unidades que tengan estas características, el departamento de sistemas puede asignar a seguridad una ancho de banda de la red y quedarse tranquilo, en sentido que no se va a copar la red más allá de lo permitido, creando conflictos en la operación tradicional de datos de la red existente.
En la mayoría de los casos, las empresas hacen una inversión importante en tecnología de video IP, sabiendo que van a tener imágenes de escasa resolución y baja velocidad, es decir sabiendo que las imágenes van a ser deficientes. Sin embargo solo se dan cuenta de su error, cuando requieren ver la imagen de algún siniestro y efectivamente se dan cuenta que las imágenes son deficientes. Entonces para que lo hacen? Acaso para estar a la moda? Acaso porque alguien les vendió una idea errónea?
Otras empresas deciden aprovechar el momento de solicitud de tecnología originado en el departamento de seguridad para actualizar su red de datos y aumentarle el ancho de banda y en ocasiones el cubrimiento. Sin embargo el costo es tan elevado, que muchas veces el limitante presupuestal hace que el proyecto no progrese.

Como podemos darnos cuenta, la solución con cámaras IP no es la más adecuada, cuando las condiciones externas no son favorables. Aunque no es parte del tema de este artículo, una sugerencia a evaluar es colocar DVR’s, alambradas de forma local a través de UTP y realizar accesos remotos esporádicos (solo cuando se presente una situación anormal que requiera revisión inmediata) a través de la red de datos existente. En este caso anormal, lo tradicional es que se coordine con el departamento de sistemas y se le de prioridad a seguridad para que pueda usar todo el ancho de banda de la red para la señal de video, colocando de forma temporal los otros procesos en standby mientras de cubre el siniestro.

Cuando ya existen equipos de video, se pueden involucrar a un ssitema IP, a través de elementos que reciben la señal de video análogo, la digitalizan, comprimen y sacan a la red mediante un protocolo de datos conocido. En este caso los encoders de diferentes fabricantes se pueden usar con cualquier tipo de cámaras. De igual forma los equipos para visualizar las imágenes también pueden acoplarse a la red mediante decoders que hacen el proceso inverso.
Algunas fábricas importantes actualmente, no ofrecen cámaras IP, pero si una línea de encoders y decoders que transforma el panorama nuevamente sobre IP. Las mismas restricciones y beneficios mencionados aplican en este caso.

La tendencia de varias empresas, es precisamente a ofrecer una solución digital que poco a poco vaya reemplazando la solución análoga tradicional. El punto clave es el ritmo de cambio. Solo hasta que nuestras redes de telecomunicaciones sean de alta velocidad y excelente performance para video permanente, llegaremos a aplicar estas soluciones de forma rutinaria. Por ahora considero que debemos analizar los factores mencionados y solo cuando tengamos la completa certeza de no perder la inversión, dar el paso hacia video totalmente digital. El tema de matrices virtuales, no es más que eso. Consiste simplemente en tener muchas señales de video provenientes de muchas cámaras IP o la combinación de cámara y encoger, en unión con señales de video hacia monitores, videograbadoras de red y estaciones de trabajo que logren administrar los datos de manera inmediata y eficiente. En este caso los mismos fabricantes recomiendan que se trabaje sobre una red de datos exclusiva para video.

Otros temas a tratar que no podremos hacerlo sino en otra oportunidad por falta de espacio, serán: a) tipo de Software para administrar video y dar acceso a las diferentes unidades de video. b) Integración con los actuales sistemas análogos de video y de integración, y finalmente c) Seguridad en las redes de datos que transportan video. Hasta una próxima oportunidad.

ING. GERMAN ALEXIS CORTES H.
gcortes@insetron.com

APRENDIENDO A INSTALAR

APRENDIENDO A INSTALAR
Una de las cosas que más adolece la industria de la seguridad electrónica es de CENTROS DE FORMACIÓN ACADÉMICA. Salvo algunas empresas locales que hacen grandes esfuerzos por capacitar, aun sin apoyo estatal o gremial; con lo único que contamos en la gran mayoría de ciudades, son con los seminarios o presentaciones de productos que algunos fabricantes, distribuidores o integradores nos ofrecen; claro, debemos entender que lo hacen más con el interés de incentivar sus ventas que con el noble fin de enseñar.
Por esta razón, nuestra industria latinoamericana está llena de técnicos empíricos, asesores comerciales que prometen supersoluciones a costos irrisorios e ingenieros autodidactas que han leído muchos manuales técnicos y han cometido todos los errores del mundo, en su labor de aprendizaje. Resultado: Algunos hemos aprendido, a trancazos, como diría mi abuelo. Sin embargo todos sabemos que no es lo ideal.
A partir de esta edición y agradeciendo la invitación de mi gran amigo Julián, voy a intentar compartir 19 años de experiencia para que poco a poco vayamos aprendiendo algunos conceptos teóricos y uno que otro truquito, que de seguro nos ayudará a ser mejores profesionales y a brindar más confianza a todos los usuarios.
Para empezar debo confesar, que por algunos años, fui uno de esos ingenieros autodidactas, con 3000 manuales leídos y la firme –pero errada– convicción, de creer que todo lo sabía. Después de mi paso por algunas fábricas norteamericanas, el duro examen para CPP de ASIS, los valiosos consejos del NIST, PMI y algunos estudios de postgrado en la PUJ; me di cuenta que efectivamente sabía muy poco, realmente tenía una gran cantidad de conocimientos desordenados y muchos vacíos que nadie me iba a cubrir. Decidí crear un plan de capacitación personal, que me permitiera empezar de nuevo, sin perder lo recorrido. Me dediqué al área de consultoría, desde donde podía enfocarme en los detalles técnicos sin perder la visión global y sobretodo sin compromisos comerciales con las fábricas. Hoy en día, el compromiso lo tengo únicamente con el usuario final, buscando la mejor solución beneficio/costo. De esta manera, los últimos 11 años los he pasado aprendiendo de diversas marcas, diseñando e integrando soluciones para edificios inteligentes y logrando sacar el máximo provecho de cada equipo.
Me he dado cuenta que los problemas de nuestra industria tienen varios componentes, en donde la culpa recae en cada uno de los actores (desde las fábricas que se limitan a producir y presionar para que sus ventas suban; pasando por el dealer novato que cree que para aprovechar sus buenos contactos, es suficiente con comprar equipos en Miami; hasta el integrador reconocido, que después de lograr cerrar un buen contrato, sub-contrata a 4 técnicos desconocidos y cree que con un “technical training” de medio día con almuerzo incluido, es suficiente para convertirlos en expertos).
Muchos de los problemas están precisamente en la instalación de los elementos y en esta ocasión me referiré específicamente a algunos factores importantes al respecto.
Inicialmente deberíamos hablar del perfil del personal empleado, sin embargo aclaro, que trataremos el tema con mayor profundidad en otra ocasión. Lo ideal es que sean técnicos profesionales, es decir personas que hayan pasado algunos años (no días) por un instituto técnico en los programas de electrónica, comunicaciones o similar; de tal suerte que tengan claros los conceptos básicos de electricidad. Adicionalmente deben tener conocimientos de computo, no tenerle miedo al idioma ingles, deben tener gusto por las actividades de campo, deben ser ágiles, capaces de subirse a grandes alturas o arrastrarse por sitios donde no se hace limpieza hace muchos años. Deben ser ordenados, responsables y metódicos en su trabajo. Deben llevar el uniforme con orgullo y emplear muy bien los elementos de seguridad industrial. Deben estar dispuestos a aprender todos los días y presentar una cara amable que brinde seguridad, al usuario final. De una adecuada selección del grupo instalador, depende en gran parte el éxito en el proceso de instalación.
Un importante aspecto para garantizar una excelente instalación, es dar al técnico las herramientas necesarias y asegurarnos que las saben manejar adecuadamente. La instrumentación adecuada que todo técnico de seguridad electrónica debe portar es:
1. Destornilladores para diferentes tamaños de tornillos de clase philips (cruz), pala, hexagonal, thor, entre otros. Es importante un juego de los usados en relojería, que por su tamaño pequeño, permite usarlos en los borner de algunos terminales dentro de sensores o controladores. Los de tamaño grande, son especiales para tornillos sobre madera, pared o chasos (tarugos, también llamados cuñas o simplemente anclajes). Recuerde que siempre hay un destornillador adecuado y exacto para cada tornillo. No escatimen en esto, pues el precio es bajo comparado con el tiempo que gastará si no tienen el adecuado. Una buena marca garantiza la vida útil de estos elementos.
2. Juego de llaves fijas y copas, junto a un buen rachet. Para apretar los anclajes de expansión y tener comodidad para quitar y reinstalar lámparas, muebles y otros elementos que tradicionalmente se deben retirar temporalmente mientras pasan nuestros ductos y conductores.
3. Pinzas rectas y curvas para electrónica, alicates y hombre-solo, para ordenar adecuadamente los conductores eléctricos y de baja potencia.
4. Cortafríos, pelacables y herramientas de corte de conductores, para una adecuada y precisa terminación en los conductores.
5. Pinzas para hacer conectores tipo Crimp, para cables coaxiales y UTP. Estos elementos son fundamentales cuando trabajamos con conectores BNC en CCTV o con conectores RJ45, RJ12 y RJ10 en comunicaciones.
6. Una o varias sondas de alambrado, dependiendo de las longitudes.
7. Nunca sobra un buen martillo, un marco con segueta, un nivel y un pequeño cincel.
8. Los manuales u hojas de instalación siempre deben ser el compañero fiel del instalador, así no las use porque ha instalado infinidad de veces ese elemento. No deje que las Leyes de Morphie (todo lo que puede salir mal, saldrá mal), le arruinen el día. Como decimos en Colombia: “No de papaya”, es decir no de la oportunidad de que algo le salga mal. Un diccionario al español, siempre le ayudará cuando los idiomas no son su fuerte. Soy de los que prefieren un manual en el idioma original y no leer la traducción de un país que maneje una jerga diferente y nos confunda.
9. Los elementos de protección para seguridad industrial siempre deben llevarse, es decir: gafas protectoras, tapabocas, protector de oídos, guantes rígidos y suaves, botas con puntera reforzada, casco protector y un buen overall con muchos bolsillos y cremalleras o como es la costumbre norteamericana un cinturón porta herramientas.
10. Cuando se trabaje en alturas (sensores de humo, sirenas, cámaras, entre otros), es necesario un arnés de seguridad de cuerpo completo con la slinga y una buena línea de vida.
11. Con una escalera de tijera tipo industrial de 4 pasos y una mediana de 7-8 pasos se pueden hacer la gran mayoría de instalaciones. Cuando se requiere más altura, es recomendable una escalera de expansión de 3x6 o simplemente unos andamios de acuerdo a la altura requerida.
12. Otro tipo de herramientas, como pulidoras, regateadoras, pistolas de anclajes, tornos de rosca para tuberías pesadas y demás elementos, se requieren en forma esporádica de acuerdo a la instalación. Nuestra recomendación es simplemente tratar de prever todo lo necesario y comprarlos o alquilarlo con anticipación, para evitar que el trabajo se pare o el técnico empiece a usar herramientas inadecuadas, perdiendo el tiempo e incrementando el riesgo de accidente o que el trabajo quede mal hecho.
Para lograr los resultados esperados en un sistema de seguridad electrónica y automatización, se deben seguir varios pasos:
1) Un adecuado diseño del sistema, que tenga en cuenta las verdaderas necesidades actuales y futuras del usuario final.
2) Una excelente escogencia de equipos, pensando en el servicio y soporte de la empresa que los representa.
3) Instalar siguiendo metodología y procedimientos de calidad, ajustándose a las normas eléctricas.
4) Configurar, Parametrizar y Programar los equipos y el Software de control, siguiendo nuevamente las verdaderas necesidades del usuario final.
5) Establecer los procedimientos y alcances para un mantenimiento preventivo y correctivo que asegure una operación estable y confiable.
Cuando falla algunos de los pasos, pueden surgir problemas y normalmente el sentimiento de frustración en el propietario de la solución, es elevado, afectando a todo el gremio. Todos los pasos son igual de importantes, pero me voy a referir específicamente al punto 3), en donde considero que está en gran parte el parte de victoria en un sistema electrónicos de seguridad. Las empresas deberían supervisar y hacer todo lo posible por ENSEÑAR a sus técnicos de forma continua la manera adecuada de hacer las labores.
Entre las fallas más comunes encontramos:
a) No se usa ductería adecuada. A veces se nos olvida que el código eléctrico indica que debemos usar preferiblemente ductos metálicos (EMT), sobre todo cuando van sobrepuestos a las paredes. En muchos casos hemos visto instalaciones con el cable paralelo o el multipar a la vista, pegado con grapas, silicona o pegante raso. Aunque técnicamente funciona, NO cumple la norma eléctrica, ni es estético, ni es seguro, ni es confiable. Es decir hacemos todo lo contrario a lo que le vendemos al usuario final. En otras ocasiones y cuando el instalador es “pulido”, colocamos ductos plásticos o canaletas. Estas soluciones son válidas solamente cuando el sitio ya está construido y la parte estética es importante. La única recomendación es usar el tamaño adecuado y pintarla del color de la decoración para camuflar mejor el paso de conductores y mejorar su seguridad.
b) No se usa el conductor adecuado. Hay instaladores que le toman “cariño” a cierto tipo de cable, ya sea por su color, precio ó facilidad de instalación y quieren colocar este conductor para todo. Sin embargo esta NO es la mejor forma de escoger el medio de transmisión para nuestro sistema. La recomendación es seguir al pie de la letra las instrucciones del fabricante y colocar el cable que cumpla o exceda las condiciones necesarias.
c) No se tiene conocimientos sobre las Leyes de Ohm, Watts, Fáraday y otras tantas que explican los fenómenos eléctricos. Por ello comenzamos diciendo que el técnico instalador debe haber pasado por un instituto técnico. El desconocimiento de estos temas básicos de electricidad hace que nunca se observe el calibre de los conductores empleados ni se hagan cálculos de atenuación e interferencia. El resultado son señales de baja calidad, que muy difícilmente logran el objetivo esperado y que todos vemos como problemas “extraños”. A nivel de video, puede ocurrir que la DVR muestre bien la imagen, pero no la grabe. A nivel de acceso se presenta cuando una lectora lee adecuadamente pero no se registra. A nivel de alarmas, cuando un sensor a veces funciona y otras no. El uso adecuado de las herramientas de medición eléctrica soluciona una gran parte los problemas, sin embargo en la mayoría de casos la única solución es cambiar el conductor y eso implica hacer nuevamente la instalación.
d) Nunca se lee el manual de instalación. Como dice Morphie: “Cuanto todo falle, lea el manual”. Es absurdo que sigamos haciéndolo. La recomendación en este caso es destapar el equipo, sacar el manual y leerlo totalmente incluso más de una vez. Descubrir todas las posibles formas de instalación y programación, hace que se le saque el máximo uso a un sistema. Normalmente cada manual tienen un capítulo de “Troubleshooting”, que nos ofrece la experiencia de otras personas en los errores comunes y al forma de solucionarlos.
e) No se usan las herramientas adecuadas. Cuantas veces se termina martillando con los alicates? O ajustando el tornillo del conector con la hoja de la segueta? O se olvida el pelacable y los dientes deben reemplazarlo? Cuantas veces se terminan haciendo los conectores de comunicaciones con las pinzas y los destornilladores, abandonando por completo la crimp? Cuantas veces las manos corren peligros innecesarios por no tener los guantes puestos? Estas acciones que indican falta de conciencia y profesionalismo en el técnico instalador, hacen que el trabajo esté lleno de riesgos y que se demore más tiempo del planeado.
f) NO se usan los conectores adecuados, ni se siguen la indicaciones para hacerlos duraderos.
g) Se desconocen las normas sobre cantidad de conductores por las ducterías. Esto hace que se envíen por ejemplo 6 cables UTP por un tubo de ½”; para ello se debe emplear un lubricante, unos buenos músculos y gritar el famoso “ha….ale” y “devuelva….a”; torturando la integridad del cable que posteriormente no cumple con las condiciones exigidas. Es mi deber recordar que NUNCA se debe alambrar más del 60% de la capacidad del tubo, por lo tanto siempre se debe dejar a menor capacidad pensando en las expansiones.
h) No se acostumbra a marcar (o marquillar) el cable a medida que se va instalando, ni a probarlo con anterioridad a la instalación de los dispositivos. Esto ocasiona que en el punto de concentración, siempre se tenga que “descifrar y adivinar”, cual es el conductor adecuado. Aunque en nuestras aplicaciones, no se acostumbra a certificar el cableado, este instrumento puede ayudar a tomar las medidas de cable exacto, detectar posibles interferencias, daños en el cable, continuidad e impedancias. Un certificador de última categoría es un instrumento costoso, sin embargo se consiguen en el mercado de menores categorías a precios realmente bajos, que el instalador de cableado estructurado para voz y datos desecha por viejo, pero que para nuestros intereses es muy apropiado.
i) No se tienen un adecuado criterio para la alimentación eléctrica de los componentes. En ocasiones tomamos energía de la toma eléctrica más cercana, sin revisar si es de energía regulada o si pertenece al mismo circuito del resto del sistema o al menos si está en la misma fase eléctrica de la subestación. Estas falencias, ocasionan loops de tierra, falta de sincronismo, diferencias de potenciales, incrementando las posibilidades de daños o mal funcionamiento.
j) Nunca pensamos en las protecciones del sistema, como transcientes eléctricos, polos a tierra, pararayos, supresores de picos. La recomendación simple es proteger la inversión realizada en equipos electrónicos, con los elementos que garanticen su funcionamiento aun en condiciones adversas.
k) Nunca llevamos orden y metodología en las conexiones que hacemos, ni en los cambios hechos durante la obra, y mucho menos llevamos el detalle de conexionado. La existencia de estos documentos en una carpeta de forma ordenada, permite evitar sobre costos en el mantenimiento y ayuda mucho en el caso de una corrección o ajuste.
Los profesionales de seguridad debemos ser más conscientes de estos y otros muchos errores, que ponen en peligro nuestro prestigio y solo logran sembrar desconfianza en el consumidor. La única forma de solucionarlos es cambiando radicalmente nuestra actitud y aprendiendo de los expertos, mediante programas de capacitación académica como los que ofrece ALAS, que nos enseña los principios teóricos, prácticos y resuelve dudas.
ING. GERMÁN ALEXIS CORTÉS H.
CONSULTOR – gcortes@insetron.com

lunes, agosto 30, 2004

Que son los Edificios Inteligentes?

Son simplemente, construcciones con un nivel de alta tecnología en TODOS su procesos.
Eso quiere decir que TODOS los profesionales que intervenienen en el DISEÑO, CONSTRUCCION, INTERVENTORIA, GERENCIA DE PROYECTO, COMERCIALIZACION y demás áreas vitales para el proyecto, deben tener lo conocimientos necesarios para integrar nuevos aspectos que de forma sincronizada permitan disfrutar del concepto de EFICIENCIA.
Una construcción inteligente, es una construcción EFICIENTE, eso quiere decir que puede hacer mucho con la mínima cantidad de recursos.
Por ejemplo, un pequeño centro de salud, en un municipio apartado, que recicle sus desperdicios, soporte los cortes de energía eléctrica con fotoceldas solares, mantenga una temperatura adecuada aprovechando la arborización y la orientación de sus fachadas de acuerdo al recorrido del sol, controle sus usuarios, empleados, proveedores y visitantes con un sencillo sistema de video que sirve de control de acceso y centralice la iluminación en el cuarto de vigilancia; es mucho más "inteligente" que un supermoderno edificio con altisima tecnología, $sobreco$tos$ enormes y sofistiados sistemas que ni siquiera se hablan unos con otros.
El concepto de EFICIENCIA comienza a verse por la simplicidad - y es que lo más simple, casi siempre es lo que mejor funciona y lo que menos falla -, seguido de la flexibilidad y la capacidad de proyectarse a la necesidades en un futuro.
Desde el punto de vista Electrónico, - que es nuestro fuerte - debo decir que un edificio inteligente debe albergar tecnología en cuatro frentes diferentes : Seguridad, Comunicaciones, Apoyo Logístico y Automatización de procesos.
Sin embargo no sirve de nada invertir mucho dinero en estas tecnologías, si por ejemplo, al arquitecto se le olvidaron los parqueaderos de visitantes, o si por pensar en mucha seguridad cambió los espacios de naturaleza abierta por muros de 3 metros con cero estética.
Hablar de la parte electrónica implica un correcto balance entre todos los aspectos concernientes al proyecto.
Volvamos a lo nuestro, la tecnología de punta..... Cuando hablamos de seguridad, casi siempre pienso en Circuito Cerrado de TV, control de acceso, alarmas contra intrusión e incendio, sistemas de apoyo a requisas y seguridad en la información. Una adecuada INTEGRACION entre estos subsistemas permite un nivel de seguridad adecuado, cumpliendo las normas internacionales y permitiendo que la información se centralice en un solo lugar.
Si hablamos de comunicaciones, debemos pensar en las redes telefónicas, las redes de datos -tan indispensables como las anteriores hoy en dia-, las redes multimedia de audio y video que reemplazan a las tradicionales de sonido ambiental y televisión comunal, redes de sonido y audio profesional (solo para auditorios o áreas similares) y todos los canales de comunicación hacia el exterior.
Cuando nos referimos a las redes de Automatizaciónd e procesos, estamos hablando de control centralizado de iluminación - que es lo que mas consume energía-, supervisión y control de equipos electromecánicos (ascenores, aire acondicionado, motobombas, plantas eléctricas, UPS, subestación, entre otras), control de fluidos, ditribución del control en toda la edificación y centralización de la información en un solo punto que de forma automática realice operaciones con la mínima intervención del operador.
Finalmente los sistemas de apoyo logístico, se refieren a todo los elementos electrónicos que permiten una operación de cada sitio con mayor seguridad y confort. Nos referimos a los sistemas de información administrativos para control de inventarios, ventas y contabilidad en general, a las redes especiales para fines muy especiales (por ejemplo el sistema de llamado de enfermeras en un hospital, o el sistema de control de taquillas en en estadio o el sistema de redes inalámbricas para hacer pedidos en un restaurante o el sistema de control de inventarios por RFID en un almacén de cadena, solo por dar algunos ejemplos)

La INTEGRACION real de estos cuatro grandes sistemas electrónicos, compartiendo información, registrando todo cuanto acontece en medios electrónicos para su posterior investigación, disminuyendo la intervención de humanos en los procesos y alertando al operador cuando eventos anormales ocurran permiten tener un adecuado sistema electrónico que apoya el concepto de edificio inteligente en nuestro medio.

Quiero terminar el dái de hoy, recordando que lo simple siempre es lo mejor.... el grado de sofisticación debe reducirse al máximo en cada caso. Pero también quiero recordar que los extremos son malos, las cosas muy simples son buenas solo si hacen lo que realmente queremos que hagan. Asi que un buen diseño de edificio inteligente es aquel que logra un balance perfecto entre alta tecnología, recursos económicos y capacidad operativa.

Ing. Germán Alexis Cortés H.
Consultor - Automatización de Edificios.